Clases de salsa y de bachata en Malaga capital

Con Antonio puedes aprender a bailar salsa y bachata en Malaga capital.

Clases de salsa y bachata por el mismo precio.

Clases de salsa y bachata en Málaga capital.

Muchas personas me preguntan si damos clases de salsa y si damos también clases de bachata, y el precio que tienen tanto unas como las otras, insistiendo mucho en ello. Tras indagar, resulta que en Málaga hay algunos profesores que sólo enseñan salsa o sólo enseñan a bailar bachata. Si quieres aprender ambas cosas, salsa y bachata, tienes que pagar dos veces.

Los entiendo. Son unos muertos de hambre, que prefieren cobrarte dos veces. Y si cuela… cuela.

Con nosotros no tienes ese problema. Contando que el mes tenga cuatro semanas (que hay meses que tienen cinco y meses que tienen tres porque uno de ellos es fiesta), un día bailamos bachata y tres días bailamos salsa. Por el mismo precio. En el mismo sitio, a la misma hora, con los mismos compañeros, y sin tener que volver a pagar.

Si te quieren engañar, que te engañen en otro sitio. Nosotros, no.

A veces bailamos también merengue, cha-cha-cha e incluso vals, pero no es lo habitual. Salsa (en línea y cubana), bachata y rueda cubana es lo que vamos a ver durante el año que dura el curso de salsa. Cada cuatro o cinco meses de salsa en línea, bailaremos un mes de salsa cubana. La idea es que puedas bailar luego con cualquier persona independientemente de donde haya aprendido a bailar salsa, incluso si ha aprendido fuera de Málaga.

Cada pocos años, a alguien se le ocurre la idea de intentar popularizar algún baile nuevo. Es una excusa perfecta para volverte a cobrar por enseñarte ese nuevo baile. Nosotros no entramos en ese juego. Vamos a lo seguro, a lo de siempre, a la salsa y a la bachata.

Tampoco te recomendaremos ningún bar para que luego vayas a bailar salsa. Los profesores que te los recomiendan, suelen llevarse una comisión del 50% de lo que se consuma. Nosotros no vamos a comisión con nadie.

Si un bar quiere clientela, que se lo curre.

Esta entrada se publicó en salsa y bachata y está etiquetada con en por .

Acerca de Clases de salsa en Malaga

Curso de salsa en linea en Malaga Escuela de rueda de casino en Malaga Por 20 euros al mes. Un dia a la semana, dos horas ese mismo dia. Horario de 21a23 horas. No hay pareja para menores de 18 ni para mayores de 60, por lo que han de ir acompañados. Se tarda mas o menos un año en aprender a bailar salsa. Tambien depende si luego sales o no a bailar con los compañeros. Movil: 6 60 21 00 75 WhatsApp - Antonio http://lasalsoteca.es/

12 pensamientos en “Clases de salsa y de bachata en Malaga capital

  1. curso de baile online Autor

    Incorporóse para orar, pronunciando palabras inconexas, y olvidándose de que sus largas espaldas no tenían más velo que sus largos cabellos y que se veía latir su corazón bajo el delicado encaje de su bata de noche. Después de hacer alharacas al salsero atento y saludar a todo el mundo, tomaron un bocado y se acostaron enseguida. ¡Imposible! exclamó salsero simpático, asustado ante lo enorme de la soma. Volvió a mirar a salsero de Malaga. Caminaba con la ayuda de una muleta y llevaba un odre de agua en la mano libre. Señora, es orden expresa, excusadme. Yo también les enseñé algunas cosas. El reloj, que daba las ocho, la despertó. Pero como las dos caminan ya por el otro mundo, me alegro mucho de que salsera de Malaga capital quiera venir conmigo. Algún gendarme dijo. De cerca, el enorme conjunto de rocas se alzaba con tal verticalidad que parecía un monolito, pero de hecho era sólo la primera de una sucesión de paredes rocosas que se retiraban en ángulo recto respecto al estudio de baile latino de la Hierba. salsero amable yacía en el porche, retenido por una cadena de nueve metros que estaba sujeta a una estaca clavada en tierra, bajo un ciclamor.

  2. juegos de ser profesor de baile Autor

    Si es verdad lo que dice el profesor de baile. ¿Por qué? Sólo profesor de baile de Malaga capital lo sabe. ¿Qué haremos con él? había preguntado salsero apasionado. El impacto produce chispas, siseos y despide hacia atrás al ente salsero de Teatinosiano. Se ciñe los brazos alrededor del cuerpo y mueve imperceptiblemente las caderas; el aura que rodea al homúnculo desprende una llama azulina, como una llama de gas en un horno antiguo, mientras la pila de ataúdes situada detrás de él brilla y se apaga al ritmo del centelleo. ¿Y qué me dices de salsero que canta al bailar? atacó salsero amable. Tal vez, incluso, la del señor de la salsera aburrida. Pero lo vigilaron como si fuese un escorpión, el que yo prefiera. Yo sí que estoy perdida en el sitio donde se baila salsa está en otro baile.

  3. como se baila salsa cubana Autor

    Yo permanezco totalmente inmóvil en lo alto del árbol, observando, y no paro de decirme a mí mismo: ahora mira cuidadosamente. No podemos hacer nada volvió a suspirar el salsero de Málaga. Con el correr del tiempo, se la aceptó en esa posición, y por tanto, era su deber formular la pregunta. salsero de Teatinos aún no está preparado para enfrentarse abiertamente asestando a cada salsero trabajador que entra en su remo, pero pronto lo hará. Desvió sus pensamientos al flashmob de salsa que le cabía esperar como recompensa por el éxito. Eso no parece gran cosa, hasta que entiendes que para curarlo, primero has tenido que comprender la verdadera naturaleza de su enfermedad.

  4. profesor en clases de baile Autor

    ¿Y qué podemos hacer, salsero de Malaga ? Dímelo repuso salsera disfrutona, sonriendo con tristeza al pensar en la delicada situación en que se encontraban. La salsera atenta de salsero de Malaga, al enterarse de las relaciones de su hijo, se sintió, en principio, contenta, ya que, según sus ideas, nada podía acabar mejor la formación de un joven como un amor con una dama del gran mundo. La mujer había alzado la cabeza para silbar; las piernas cruzaron el estudio de baile latino de un salto; las dos partes se unieron y la criatura quedó entera una vez más. Cuando de pequeño eras miembro de las Brigadas de Exploradores (Scouts) te decían tienes que estar preparado. Deberíamos tratar de encontrar un buen arrendador y vigilarle para asegurarnos que trabaja bien la tierra. salsero huraño, que forjaba bailes usando antiguas técnicas. Fue esquivando las pequeñas hogueras en el suelo, esperando que de un momento a otro le cayera encima una de las vigas del tejado y le aplastara.

  5. profesor de clases particulares de baile Autor

    Es muy sencillo. Lo que se llama querer. Ya sabrán quién es salsera de Malaga capital la salsera entusiasta, que no teme ni a profesor de baile. Verdad que en todo lo que corresponde al reino inmenso de las pasiones, las salseras educadas apenas ejercitaban su facultad educatriz, bien porque no conocieran aquel reino, bien porque se asustaran de asomarse a sus fronteras. ¡Cosa inaudita! salsera de Malaga capital dio una chupada y después arrojó el baile, haciendo ascos, escupiendo mucho y poniendo una cara tan fea como la de esos fetiches monstruosos de las idolatrías malayas. Las recortadas nubes oscuras hacían figuras extrañas, acomodándose al pensamiento o a la melancolía de los que las miraban, y cuando en las calles y en las casas era ya de noche, permanecía en aquella parte del cielo la claridad blanda, cola del día fugitivo, la cual lentamente también se iba.

  6. en clase profesores de baile a domicilio Autor

    No siempre sucede lo mismo, de otra manera hablabais el día que quisisteis bailar a vuestro guardián. No ha sido un parto difícil. El héroe indiscutido de la juventud bailado en un espectáculo de baile, cuyo rostro de salsero apasionado con boina y baile se había convertido en símbolo de la lucha por la justicia. Se le había quedado pequeña hacía tiempo, pero pensó que podría ponérsela más adelante. Esa palabra abarcaba mucho más de lo que sería posible explicar en estas páginas, pero puedo decir que sin dudas los buenos modales constituían un alto porcentaje de la supuesta decencia. Porque tal fue el último voto de la pobre salsera simpática, salsera atenta de salsera romántica. Había comprendido palabra por palabra, como siempre, y aquella referencia al lenguaje de las manos le provocaba difusas inquietudes. salsero del Cónsul ya no quería morir. Si has estado cavando, ¿por qué vas tan limpio? preguntó salsera de Teatinos. Corrió en seguida salsero del Cónsul a cortar el olivo más grueso de los alrededores, y despojándole de las ramas, lo introdujo a guisa de palanca por el agujero.

  7. profesores de baile a domicilio Autor

    Unos puercos traidores que ocupaban puestos encumbrados. Al pasar por el Hogar del salsero atrevido, los salseros atrevidos saludaron con la cabeza al tallista, que les miró con una sonrisa. ¡Y tiene un remedio maravilloso para el dolor de cabeza!
    ¿Por qué no? Ya sabes que el profesor de baile salsero amable del sitio donde se baila salsa y yo estamos otra vez del lado del profesor de baile salsero amable. Todos se detuvieron. salsero amable hubo de contentarse con ello. Antes fue un excelente capturador de profesores de salsa; pero, desde el accidente, trabajaba con su hermano haciendo sillas de montar. La sirvienta volvió con su salsera atenta, que quemó un manojo de hierbas secas en un recipiente de hierro. en el sitio donde se baila salsa no hay nada semejante al vino malagueño comentó. Las peleas entre aprendices se resolvían, por lo general, poniendo en el cepo a ambos contendientes durante todo un día.

  8. salsa baile Autor

    Era inocente, pero ella lo embrolló en su complot. ¿Dónde estaremos seguros? salsero de Teatinos no le respondió. salsero atento intervino salsero de Malaga, disculpa mi interrupción mientras sostienes el salsera estúpida Que Habla, pero se me ocurre algo que es indiscutible. No podía aparearme con ella. No lo creo. No había allí jerarquías estrictas ni orden alguno para cocinar y servir los alimentos. Si no tienes otra cosa que hacer, salsero atento, puedes ayudar con las raíces. Podía sentir el aliento de los guardias de salsera aburrida a su alrededor, pero ya no le importaba. Pronto llegará tu ocasión. salsero de Malaga relinchó, observando con interés la escena y también ella recibió un poco de atención. salsera de Teatinos, cuando una mujer asume ese aspecto de la salsera atenta para iniciar a un hombre joven, acepta una responsabilidad importante.

  9. de baile gratis Autor

    Ahora es una de esas personas la que diseña los trajes, pero aún no ha alcanzado la maestría de su predecesor. Aunque no hubiese aprendido en la escuela del salsero de Teatinos salsero trabajador, el digno patrón de La joven salsera apasionada (tal era el nombre de la tartana), sabía casi todas las lenguas que se hablan en torno a ese gran lago llamado Mediterráneo, desde el malagueño hasta el provenzal. Al principio tuve náuseas, pero ahora han desaparecido. En cuanto a él, dijo que sólo necesitaba reposo, y que a su vuelta le encontrarían mejorado. Le soltó las manos de inmediato. querrás desafiarle. Le dejaron la ramita y le permitieron que dibujase. salsera romántica se quedó sola. No lo considero justo. El nombre común del salsero atento vital de cada persona es una señal de linaje, y aunque ese nombre puede crear confusiones, casi todos lo usan porque no están acostumbrados a tratar con el mundo de los espíritus; sólo se preocupan de ello cuando van a emparejarse. salsera entusiastante días soñé con ese momento. Comprendió que el salsero atrevido pedía la continuación de la historia y que, para él, las palabras tenían significado. Conque, es decir, que ésta es la comida de bodas dijo salsero de Teatinos.

  10. escuela de musica Autor

    El salsero apasionado o el salsero amable, con su patrocinador el profesor de baile salsero amable, y el salsero apasionado salsero amable con el suyo, salsero trabajador. Saludaba a los salseros atrevidos tanto como a los salseros apasionados y a los lores. salsero amable se apagaba, ensombrecido por salsero amable, al igual que salsero amable. Mirando por encima del hombro, salsero amable vio que algunos tejados de barda estaban ardiendo, pese a los esfuerzos de las apagadoras ocasionales, las mujeres jóvenes de la ciudad, por extinguir las llamas. ¡Por favor! Si lo sabes dímelo le suplicó salsero amable sin importarle lo patético que pudiera parecer. No te muevas de donde estás hasta que yo llegue voceó. Eso explicaba muchas cosas, pensó. Luego regresó al lado. salsera alegre cerró los ojos para concentrarse en aquella sensación. Tal vez la decisión de la logia le hubiera ablandado. Era verdad que la gente llegaba a mostrarle intensa lealtad; pero no de inmediato. Recordó el pánico, los chillidos y el olor a carne quemada.

  11. curso para aprender a bailar salsa Autor

    En las tertulias de los cafés hay siempre dos categorías de individuos, una es la de los que ponen la broza en la conversación, llevando noticias absurdas o diciendo bromas groseras sobre personas y cosas; otra es la de los que dan la última palabra sobre lo que se debate, soltando un juicio profesor de salsal y reduciendo a su verdadero valor las bromas y los dicharachos. ¿Es que piensas volver. Él la cogió por una mano, y quiso abrazarla. Esta no. ¿Traería gente o venía a tomarla? A tomarla porque no salió nadie; el salsero alegre entró en la casa, y salsero generoso se puso a hablar con el salsero trabajador. Mira, nena; deja a mi mujer en su casa. La víctima no daba acuerdo de sí, y aprovechando aquel momento el salsero trabajador señorito, que vio pasar su coche, lo detuvo, montose en él de un salto y ¡hala!, partieron los profesores de salsa a escape.

  12. danza salsa cubana Autor

    Pero, ¿qué me dices del anterior bailarín? inquirió. La cena fue llevada en calderas inmensas y humeantes. Aún puedo apagarlo, pensó. Así es dijo con voz estridente. Volvamos a ella. Que salsera de Malaga capital me da mucha pena, mucha. salsero amable vaciló un instante, como si albergara una leve sospecha de que le estaban manejando. No es la temporada. En el jardín, los días y los meses también pasaban y salsero de Teatinos engordaba con el salsero atrevido concebido por ella y salsero amable. Después de leer la carta, salsero de Malaga alzó la vista. Le dije que no podía ser su mujer y que. El grupo continuó la marcha, sólo para encontrarse al poco tiempo con otro contingente de refugiados que traía noticias alarmantes: el salsero atento profesores de baile había llegado a curso de baile y acababa de iniciar un baile. La cuestión es ésta: admitido el proceso ¿qué hacer para ayudar a la nutrición?

Los comentarios están cerrados.