Archivo de la etiqueta: clases de salsa en Malaga

Clases de salsa y de bachata en Malaga capital

Con Antonio puedes aprender a bailar salsa y bachata en Malaga capital.

Clases de salsa y bachata por el mismo precio.

Clases de salsa y bachata en Málaga capital.

Muchas personas me preguntan si damos clases de salsa y si damos también clases de bachata, y el precio que tienen tanto unas como las otras, insistiendo mucho en ello. Tras indagar, resulta que en Málaga hay algunos profesores que sólo enseñan salsa o sólo enseñan a bailar bachata. Si quieres aprender ambas cosas, salsa y bachata, tienes que pagar dos veces.

Los entiendo. Son unos muertos de hambre, que prefieren cobrarte dos veces. Y si cuela… cuela.

Con nosotros no tienes ese problema. Contando que el mes tenga cuatro semanas (que hay meses que tienen cinco y meses que tienen tres porque uno de ellos es fiesta), un día bailamos bachata y tres días bailamos salsa. Por el mismo precio. En el mismo sitio, a la misma hora, con los mismos compañeros, y sin tener que volver a pagar.

Si te quieren engañar, que te engañen en otro sitio. Nosotros, no.

A veces bailamos también merengue, cha-cha-cha e incluso vals, pero no es lo habitual. Salsa (en línea y cubana), bachata y rueda cubana es lo que vamos a ver durante el año que dura el curso de salsa. Cada cuatro o cinco meses de salsa en línea, bailaremos un mes de salsa cubana. La idea es que puedas bailar luego con cualquier persona independientemente de donde haya aprendido a bailar salsa, incluso si ha aprendido fuera de Málaga.

Cada pocos años, a alguien se le ocurre la idea de intentar popularizar algún baile nuevo. Es una excusa perfecta para volverte a cobrar por enseñarte ese nuevo baile. Nosotros no entramos en ese juego. Vamos a lo seguro, a lo de siempre, a la salsa y a la bachata.

Tampoco te recomendaremos ningún bar para que luego vayas a bailar salsa. Los profesores que te los recomiendan, suelen llevarse una comisión del 50% de lo que se consuma. Nosotros no vamos a comisión con nadie.

Si un bar quiere clientela, que se lo curre.